Caminar en el agua, un acto de fe y confianza en Jesús

“Cuando te hundas, no nades, camina”

Se siente un vacío. Es un dolor progresivo.

No tiene mucho que ver con mentiras,

pero sí con una pesadilla.

La verdad no está oculta,

pero empieza a ahogarse entre un peso aplastante.

Por supuesto, ¡falta el aire!

No hay suficiente espacio para respirar.

La manilla de la puerta se ha caído,

así que ese cuarto se ha vuelto una celda infernal.

No bastan las palabras, hay mucha culpa

por haber llegado hasta este lugar.

La tristeza, la soledad y el fracaso

son las bebidas en mi vaso.

¿Y ahora, qué sigue?

¿Veneno, nuevas cicatrices?

Necesito ayuda, alguien que me saque,

Y alguien que me explique”.

Anónimo

Abro con este texto que me pareció maravilloso para explicar lo que claramente llega a ser la enfermedad de esta nueva era de la vida. La ansiedad, depresión y estrés son protagonistas de tormentos que se han vuelto comunes.

A ciencia cierta, es probable que hayas sufrido las tres o una de ellas al menos en algún momento de tu vida. También es probable que te sientas tentado frecuentemente a atravesar una o más, y esto es porque —considero— con el acelerado paso del tiempo nos vamos volviendo más frágiles como seres humanos, para que Dios se haga más Dios en nuestras debilidades.

Tengo la certeza de que está a la puerta una generación de Hijos fuertes, inquebrantables, valientes hasta la muerte, firmes emocionalmente y libres de conflictos con la santidad, pero viéndolo bíblicamente, cuando profetizamos esto sobre nosotros y los que han de venir estamos diciendo al mundo espiritual que somos la generación disponible para ser aplastada por la gloria de Dios que saca todo a la luz de la verdad. Estamos diciendo que somos sumamente débiles, porque es este el único modo en que sea expuesta la fortaleza del Dios Fuerte y Valiente que nos ha llamado a aflicción para poder mostrar Su amor.

Te invito a tener claras estas premisas:

  1. Esta vida te hará sufrir, y lo hará diariamente.
  2. Dios calma tormentas, pero también las deja seguir su camino, y esto no tiene explicación.
  3. Estarás de por vida por lo menos en un ambiente donde tú seas el más afectado y el único que sabe cómo hacerlo mejor.
  4. Una vez que venzas el ciclo emocional que te atrapa en tu mayor debilidad y te mantiene en constantes conflictos íntimos o públicos, deberás caminar sobre las aguas en lugar de orar para que se calme la tormenta.
  5. Cuando camines sobre las aguas turbulentas (que se refieren a la situación que más te ha afectado durante toda tu vida) de seguro te hundirás, ¡tranquilo! Clama a Jesús que él te sacará de nuevo, él está allí para eso.
  6. No confundas el hundirte con el morirte, solo es un tropiezo, ¡sigue adelante, Pedro!
  7. La ansiedad se siente como olas pesadas que pasan sobre el cuerpo y el corazón, eso es señal de que te has hundido en medio de tu liberación, es hora de recuperarte.
  8. La recuperación no se trata de evitar las emociones, se trata de recuperar tu fe con la que le dijiste a Jesús: “yo puedo, hazme cambiar”.
  9. La fe es el principio que te hizo empezar a vivir feliz en medio del mismo ambiente que te generaba insomnio, amargura, rechazo, dolor, ira, desenfoque, confusión, aislamiento, rencor, malos pensamientos, malos deseos, maldiciones, dudas, desconfianza e infelicidad.
  10. Deberás regresar a la barca caminando sobre las aguas. No nadando, porque nadando no saliste. No arrastrado por Jesús porque arrastrado no saliste. Deberás regresar solo con Jesús y hacerlo caminando.

Has nacido para elegir y vivir por Cristo. No niegues tu fe, avanza con tus ojos en Jesús, sin olvidar que estás en medio de una gran tormenta llamada vida, cuya felicidad no está en la calma sino en la paz, no está en el cariño sino en el amor de Dios, que no está en el buen humor sino en el gozo de la salvación eterna; ¡no la temporal, la eterna!; y en la justicia de La Palabra de Dios que te garantiza todo lo demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s