Biblia de regalo

Dinero, un recurso para la eternidad, Parte II

El dinero no es más que tiempo. No le pidas a Dios más tiempo del que necesitas, pero tampoco creas que tu tiempo vale menos. Si sabes administrar tu tiempo eres un perfecto candidato para administrar la sobreabundancia de Dios.

Dios no entrega solo “dinero” a sus hijos, como hablaba en el artículo anterior, El Padre entrega gustosamente a sus hijos administración de tiempo (Colosenses 4:6), con un propósito impactante: que otras personas también sean alcanzadas por la verdad de Jesús y conocerlo como su Señor para que así alcancen salvación de sus almas para la eternidad, librándolos para siempre de la mentira de Satanás, esas mentiras que buscan hacerlo en un esclavo del dinero en todos sus modos (vivir para trabajar, trabajar para comer, comer para vivir, y volvemos a empezar).

Entonces, como hijo de Dios ¿eres de los que quiere más dinero? Haz algo de reino con él, úsalo para llevar gente al cielo. ¡Wao! Pero ¿cómo funciona esto? Dios puede darte dinero solo para ti y los tuyos, y Él se deleitará en verte comer cada día, y él se ocupará de vestirte y darte lo necesario para trabajar, y cuando sus hijos queremos que las personas pobres tengan cosas en esta tierra, él dará un poco más.

Pero, cuando los hijos de Dios desean ir más allá de la caridad que aunque acerca a las personas a Jesús no a todas las conduce a salvación porque hay millones que necesitan más que cercanía, motivado a todas sus carencias. Habrán millones que necesitarán seguimiento y una mayor inversión, Quizá necesitarán refugios, terapias, medicamentos o fuentes de empleo. Por lo tanto, la cantidad de dinero en manos de un hijo de Dios debe ser proporcional a cantidad de gente a ser salva y sanada.

La salvación es el único propósito concreto como hijos del Rey para el que nos hacemos dignos de portar dinero que se traduce a muchas posibilidades para rodear el mundo con el evangelio. Les daré un ejemplo: tener aviones y vehículos de alta tecnología que acorten distancias y así llegar más rápido a más lugares sin envejecer en el camino, financiar grandes escenarios virtuales o físicos para aumentar la influencia a las masas y alcanzar a más personas en menos tiempo en un mismo momento, o tener excelente alimentación y cuidado físico para alargar la vida de guerreros de Cristo, y durar más en esta tierra mientras hacemos la obra incansablemente.

Si no cambias tu manera de ver el dinero, siempre perseguirás el concepto de mejor calidad de vida, pero en realidad, no sabrás con que propósito Dios la da, o mucho peor, creerás que el dinero paga la calidad de vida de un solo reino, cuando en realidad es una herramienta para dos reinos, el de la tierra y el de los cielos.

El dinero es la más poderosa herramienta terrenal para disfrutar comodidades resultantes de nuestra fe, así como también la cantidad de dinero que podemos administrar se vuelve proporcional a la cantidad de vidas que estamos dispuestos a conducir hacia la vida eterna, un día junto a Dios.

Piensa ¿cómo conociste a Jesús? Fue gracias a personas que invirtieron en ti (conociéndote o sin conocerte), financiando programas de televisión, radio, prensa, folletos, franelas con mensajes, grandes presentaciones públicas, congregaciones, edificios o casas donde se predica el mensaje de Vida abriendo caminos que te condujeron a ver, escuchar y percibir el Evangelio.

De seguro tú ya has invertido en muchos y no te has hecho verdaderamente consciente de ello, y aún te sientes escaso de dinero. Esto es porque finalmente, Dios sabe administrar muy bien el dinero, y el dinero de la obra de salvación es el de la obra de salvación y el que es para nosotros es para nosotros, y tú has tenido el tuyo.

Para lo que estabas dispuesto a financiar Dios ya te proveyó, si deseas más recursos, deberás aumentar tus aspiraciones en cantidad de personas a ser salvas, de lo contrario puedes asegurar que el dinero que consigas no vendrá de la mano del Padre, sino de tus fuerzas.

El dinero en Cristo Jesús se trata de calidad de tiempo, que es amor para salvación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s