Salmista: Pensar en cobrar o no por ministrar

El dilema del salmista: ¿cobrar por ministrar?

Hay temas que generan gran controversia en la Iglesia, pues aunque la Biblia es una sola, las interpretaciones de sus escrituras pueden ser tantas como versículos hay. ¿Debería un salmista percibir un pago por cantar? Este es uno de esos tópicos álgidos que han levantado debates sin conclusión entre los creyentes. Y la situación no es de fácil resolución, pues la balanza no parece inclinarse más de un lado que de otro.

En una encuesta realizada por Interludio en las redes sociales, en la que participaron cuarenta y seis personas, 52% de los entrevistados opinó que los artistas cristianos sí deben cobrar por ministrar, contra un 48% que eligió la opción del “no”. Una diferencia de solo 2%.

Los que optaron por la primera opción, formularon su respuesta basados en versículos como 1 Corintios 9:13 (NTV): “¿No se dan cuenta de que los que trabajan en el templo obtienen sus alimentos de las ofrendas que se llevan al templo? Y los que sirven en el altar reciben una porción de lo que se ofrece como sacrificio”. Por su parte, el grupo de los que afirmaron que no es correcto cobrar, hicieron hincapié en el pasaje bíblico que está en Mateo 10:8 (NTV): “¡Den tan gratuitamente como han recibido!”

“Se trata de una situación bastante sensible, pero de la que es necesario hablar”, comenta Fayra Castro, CEO de El Mensaje Comunicaciones, agencia que trabaja en la promoción de talentos cristianos. “Aunque es cierto que los salmistas hacen esto con pasión, dando por gracia lo que por gracia han recibido, también es una realidad que muchas veces hacen un gran esfuerzo por ir a una congregación, y en varias oportunidades no les dan ninguna ofrenda o le brindan algo tan irrisorio que no les alcanza ni para cubrir los gastos de traslado”.

Pago de un adorador por ministrar
Josh Morales: “Siempre nos han bendecido en los eventos a los que hemos asistido”

La cantante Marcela Gándara secunda a Castro en su posición. “Yo creo que es sencillo: hay cuestiones que son abiertas a discusión y otras que son bíblicas. La Palabra dice que el obrero es digno de su salario, entonces, todo trabajo tiene que ser recompensado de alguna manera”.

Según agrega la nominada al Latin Grammy por su disco “Cerca estás”, varias personas juzgan a los artistas sin saber lo costoso que les resulta hacer una producción o una gira de presentaciones. “Muchos piensan que los que hacemos música cristiana somos millonarios, o que no nos cuesta hacer un álbum, un video. La verdad es que se necesita un milagro económico muy grande para lanzar un disco, y así como la Iglesia es bendecida con la música que Dios nos da, también es bueno que nos aporte, porque de lo contrario, esto sería sencillamente insostenible”.

¿Ponerle precio?

Josh Morales, vocalista principal de Miel San Marcos, afirma que los miembros de esta agrupación guatemalteca jamás se han visto en la necesidad de poner un monto por presentación o ministración. “Siempre nos han bendecido en los eventos a los que hemos asistido”.

El ministro Marcos Brunet tiene una postura bastante radical al respecto: “Una vez un pastor me preguntó cuánto cobraba por una noche de intimidad. En mi país, Brasil, quien cobra por una noche de intimidad es prostituta, y yo no estoy prostituyendo lo que Dios me dio. Nadie puede pagar lo que yo valgo por una noche. Cristo pagó el precio por mí, y yo no estoy a la venta”. Así lo hizo saber en una prédica difundida en Youtube, y que al momento de esta publicación, tiene más de 860.000 reproducciones.

Jesús Enrique Rojas, miembro del equipo pastoral de COCI “Peniel”, congregación ubicada en San Felipe (Yaracuy, Venezuela), explica que aunque no aprueba el hecho de que muchos ministros tengan que ponerle un precio a sus presentaciones, esta tendencia es consecuencia de la “mente religiosa” que abunda en las congregaciones. “¿Por qué los adoradores y predicadores se tuvieron que prostituir, colocándole un monto a su servicio? Por culpa de la Iglesia, porque luego de hacer su trabajo, no recibían lo que es justo, y les daban pagas que no alcanzaban ni para comprar un pan, mucho menos para mantener a sus familias. Mientras otros están cómodos en sus casas, el hombre de Dios se encuentra pasando hambre, en nombre de la ‘gracia’. ¿Es eso justo?”

La comunicadora Fayra Castro tiene una opinión parecida a la de Rojas: “Si en la Iglesia se critica que los salmistas cobren, entonces debemos aprender dar mejores ofrendas, para que estos ministerios subsistan, haciéndolo sin cobrar”.

Hay posturas más imparciales, como la de la cantautora venezolana Marianni López, quien comenta que las intenciones del corazón son las que realmente pesan en este tipo de situaciones. “Yo creo que así como lo dijo el sabio Salomón, hay un tiempo para todo, y hay eventos que, en función del contexto y la naturaleza, se prestan para poner un monto por tu participación, y otros que sencillamente no. Tratemos de ser equilibrados, amar la obra de Dios y dejarnos dirigir por él”.

Quizá esa sea la actitud más sana que se pueda tener ante esta situación tan controversial, pues como bien aclara Morales, “es un tema que siempre se va a malentender, y con el que nunca vas a dejar felices a todos”. Total, las interpretaciones de la Biblia siguen siendo tantas que dejan la mesa servida para que el debate continúe: ¿debería un salmista percibir un pago por ministrar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s