La cantante española Raquel Reguera concede entrevista exclusiva a la revista Interludio

El laberinto con salida de Raquel Reguera

Muchas veces nos hallamos en la vida como quien está frente a un laberinto con cientos de caminos sin salida. Buscamos angustiados y en vano la ruta que nos conduzca a la meta. Durante años, la cantante Raquel Reguera se sintió así: como quien es retumbado en su silencio por el eco sordo del dolor pasado. Al menos así lo hace saber en su sencillo “Estoy sedienta”, perteneciente al álbum “Mi lugar secreto”. Pero claro que todo cambió el día que escuchó la voz que la sacó de su desierto para llevarla a lugares de delicados pastos: Cristo Jesús.

Hoy, mientras la carrera musical de esta española residenciada en Estados Unidos se consolida y bendice la vida de quienes la escuchan, ella reafirma lo mucho que depende de Dios. “La verdad es que la vida misma fue la que me llevó a entender que sin el Señor, este sería un proceso duro e incompleto”.

En su natal Madrid, Juan Francisco y Juana —sus padres— las formaron a ella y su hermana menor con los mejores recursos que tuvieron a la mano. Podría decirse que su infancia fue bastante feliz, con una familia, incluso, extraordinaria, “pero sin más concepto de Dios que el que me ofrecía una religión cultural”.

Todo cambió cuando llegaron dos acontecimientos amargos para el corazón de una jovencita: el fallecimiento de su novio en un accidente de tráfico y, tres meses después, la muerte de su madre por un cáncer. “Eso, entre otra serie de tristes sorpresas, produjo en mí una crisis de identidad que me sumió en una fuerte depresión, viviendo envuelta en ansiedad y ataques de pánico”.

Lo que vino a continuación fue esa búsqueda incesante de respuestas, que la llevaron, por un lado, a refugiarse en el mundo artístico, trabajando como modelo y cantante profesional para intentar traer luz y glamour a una vida que parecía oscurecerse y apagarse. Por otra parte, surgió ese coqueteo con diversas tendencias filosóficas y religiosas que, más que dar la armonía y paz que anunciaban, desequilibraron sus valores.

Pero por más que lo intentaba, todos los caminos que elegía la conducían a callejones sin salida. Ni la búsqueda de la fama, ni una espiritualidad mal enfocada supieron sacarla del abismo en el que se encontraba.

—En medio de ese caos y entre el pánico y pensamientos de suicidio, la madre de mi esposo —la que es ahora su suegra me habló de un Cristo que sana y da respuesta a todas y cada una de nuestras preguntas. Y así fue como ese Cristo —en teoría, su “último recurso”— se convirtió en el centro de mi existencia y el único que ha podido sanar mis emociones, liberarme de mis temores y, lo más importante, enseñarme a vivir con un propósito espiritual certero y eterno.

Conocer a Jesús la llevó a comprender que, sí, el arte ocupaba un lugar importante en su vida, y que canalizado en Cristo, sería una herramienta poderosísima en el desarrollo de su ministerio. Es que, bueno, quien nace con un talento artístico no puede callarlo tan fácilmente, pues está intrínseco en su personalidad. “En mi caso, el arte es mi mejor forma de expresión. Siempre se me ha hecho más fácil comunicarme con la guitarra y una melodía que con un discurso”.

Incluso en el plano espiritual, Reguera no concibe su relación con Dios sin la música como recurso. “Me sentiría vacía, como si mi alma se quedara muda”. Por ello, siempre que tiene la oportunidad de expresarse, ella recurre al arte, bien sea a través de una canción, un vlog, un video musical o una publicación en una red social. Eso —el arte— se ha convertido en una forma maravillosa en la que la cantante deja actuar la creatividad de Dios, impactando de una forma única y personal.

¡Que jamás paren los estudios!

Reguera es una mujer con un extenso y extraordinario currículo: tiene estudios de Dirección y Administración de Empresas en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM); es licenciada en Ciencias Teológicas, egresada de la Universidad Alpha & Omega, de Guayaquil (Ecuador); está especializada en Consejería Pastoral en APEPT International, y posee una maestría en Sanidad Espiritual y Liberación, otorgada por la institución brasilera JCUM.

Eso por solo mencionar algunos botones, porque la lista es más extensa. Es que ella lo tiene claro: “¡Hay tanto que aprender!” Por lo pronto, desea terminar su Doctorado y seguir formándose musicalmente.

Actualmente, junto a su esposo, Daniel Beltrán, ejecuta un proyecto televisivo llamado “Punto de Encuentro”, en el que se tocan temas de relevancia en materia científica y teológica. “Eso nos lleva a estudiar, investigar y estar siempre al tanto de los últimos artículos, publicaciones y demás, para poder transmitir una información rigurosa y actualizada”.

A tomar cartas en el asunto

En su misión como ministro de Jesucristo, a Reguera se le complica definir una problemática que aflija globalmente a esta generación, pues cada ambiente sociocultural juega un rol importante. Ella, como española que reside desde hace quince años en Estados Unidos —específicamente en Los Ángeles— visualiza problemas distintos en Norteamérica con relación a Europa.

—Sin embargo, lo que sí veo generalizado es la tremenda crisis de identidad en los más jóvenes. Vivimos en una sociedad donde el racionalismo impera, y todo tiene que ser procesado por nuestros pensamientos y razonamientos, teniendo todos la capacidad y libertad para creer lo que más nos convence o conviene. La autoridad, tanto de la Palabra de Dios como la de nuestros padres o maestros, quedó relegada a un segundo plano, por debajo de lo que uno piensa, y esto trae bastante confusión a nuestra fe.

A su juicio, no es de extrañar la gran cantidad de doctrinas y corrientes que hay dentro del propio cristianismo, “y eso, desde una mente pragmática como la actual, supone todo un desafío”.

Por otro lado, Reguera destaca un punto importante que los cristianos deben considerar: “Por lo general, los jóvenes suelen estar bien preparados, y muchas veces la Iglesia no es capaz de responder a preguntas cruciales, como la evolución y el big bang, ¿y sabes algo? Nuestra falta de respuestas está vaciando las congregaciones”.

Por eso, ella no culpa ni al ateísmo, ni al progreso de la ciencia, sino a la falta de perspectiva que por años ha tenido la Iglesia en cuanto a ciertos puntos, anclada muchas veces en patrones de pensamiento arcaico y que no navega acorde a los tiempos. “Además, la Iglesia debe mantener un mensaje claro, no divagar entre las aguas del mundo y el mensaje del Evangelio, pues eso confunde más; tampoco debe tener miedo a usar los caminos actuales, como las redes sociales, o las nuevas formas de comunicación y expresión, para hablar de Cristo”.

Y como el ejemplo empieza por casa, esta artista es una gran estratega de la Web 2.0. Sus publicaciones y mensajes se enfocan en la restauración de la identidad perdida, bien por una crisis de valores o por las heridas o traumas que nos roban nuestra verdadera imagen. “Mi ministerio está enfocado en la sanidad del alma, y la música es una herramienta maravillosa para llevar el mensaje de salvación y dejar que el Señor sane el corazón”.

De eso, precisamente, se trata su próximo sencillo, “Sáname”, que saldrá a finales de septiembre, y que vendrá con un estilo semejante a su hit actual, “Sólo tu amor”, cuyo videoclip se filmó en la Montaña de la Salvación.

A su vez, ella sigue componiendo y dando forma a un álbum que verá luz el próximo año, y que viene con aires nuevos, aunque con el mismo enfoque de siempre: buscando crear sonidos que sigan transformando vidas.

En la Biblia se enseña que debemos dar por gracia lo que por gracia hemos recibido, y ese es un principio que Raquel Reguera tiene siempre presente. Por años, caminó desorientada en un laberinto que parecía no tener salida, pero la dirección del Maestro llegó a su vida y la sacó de tinieblas a la luz. ¿Cómo no compartir con otros lo que Dios ha significado para ella?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s