Cómo compartir la Biblia en las redes sociales

Cristiano 2.0: Cómo ser santo en las redes sin morir en el intento

En Mateo 28, nuestro señor Jesús nos dejó un mandato bien claro: ir y hacer discípulos en todas las naciones. ¿Leíste bien?, ¡todas! Esto es poderoso, porque desde que llegó la era digital, estamos en la capacidad de hacer llegar un mensaje a una persona en otro lado del mundo, desde la comodidad de nuestro hogar.

En Interludio lo vivimos constantemente; hay quienes nos leen en países recónditos, a los que jamás hubiésemos imaginado llegar. Cada vez es más palpable eso de “hacer discípulos en todas las naciones”, tal como lo ordenó el Señor.

Entonces, surge la pregunta: ¿debe un cristiano usar o no las redes sociales? Bueno, si lo tuyo no es la tecnología, entonces no te preocupes. Pero si eres de los que constantemente revisa las vitrinas de interacción masiva para conectarse con otras personas, eres de los nuestros, y es por ello que te recomendamos seguir los siguientes tips para llevar el Evangelio a las redes sociales sin morir en el intento:

  1. Sé integral. No tiene sentido que tengas un comportamiento en la iglesia y otro fuera de ella –incluyendo Internet–. Eso te convierte en un hipócrita. Si de verdad amas a Cristo, deja que él te direccione en cada cosa que compartes y miras.
  2. Más de Él y menos de ti. El Señor nos enseña en su Palabra que todo fue creado por Él y para Él. Está bien que quieras decirle a tus amigos cómo te fue en el día, pero, por favor, jamás olvides que eres un embajador del Reino, y las redes son canales poderosos que debes aprovechar para compartir las buenas nuevas.
  3. Cuida tu ortografía. Este parece un punto tonto, pero una mala redacción puede echar por la borda ese mensaje de bendición que quieres compartir con tus contactos. Las personas se van a fijar en los errores ortográficos, y dejarán a un lado lo que comunicaste.
  4. Apodérate. El hecho de que debas tener cuidado con lo que compartes y cómo lo compartes, no quiere decir que vas a abandonar estos espacios, ¡todo lo contrario! Si Dios te llama a apoderarte de las redes, hazlo, porque dejar esos lugares vacíos es entregárselos en bandeja de plata al enemigo para que haga con ellos lo que mejor le parezca.
  5. Controla tu horario. Las redes sociales pueden llegar a ser muy adictivas, por lo que te aconsejamos que seas prudente con el tiempo que les dedicas. En el primer punto te dijimos que debes ser integral. Bueno, tenlo presente, porque además de estar en el 2.0, hay muchas otras cosas en tu vida, como el tiempo de calidad con Dios, familia, amigos y demás.

Estos son solo unos pocos consejos de tantos que puedes compartir con nosotros. Déjanos tus comentarios para saber qué otro tip recomendarías para llevar el Evangelio a las redes sociales sin morir en el intento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s