Elvis Presley, el "Rey del Rock & Roll" y su relación con Dios

Elvis Presley, el “rey del rock & roll” que clamó al Rey de reyes

“Creo en la Biblia. Creo que todo lo bueno proviene de Dios. No creo que yo cantaría en la manera en la que lo hago si Dios no hubiera querido que lo hiciera”

Elvis Presley

Millones en el mundo lo recuerdan por su apodo: “El rey del Rock & Roll”. Era extravagante, pretencioso y dotado de mucho talento. Eso lo convirtió en uno de los personajes más influyentes del siglo XX. Así era Elvis Presley, quien dio sus primeros pasos musicales en las Asambleas de Dios, específicamente en Tupelo del Este, una pequeña congregación ubicada en Misisipi (Estados Unidos). Creció escuchando góspel, country y blues, géneros que quedaron impregnados en su concepto musical.

De hecho, a lo largo de su vida, este artista grabó más de cincuenta temas cristianos, y recibió tres premios Grammy gracias a la música góspel. “How great thou art” (“Cuán grande es Él”) y “He touched me” (“Él me tocó”) son algunos de sus himnos más recordados.

Fue justamente en la Palabra donde Presley encontró inspiración para componer varias de sus canciones. “His hand in mine” (“Su mano en la mía”) incluía una adaptación del espiritual afroamericano “Joshua Fit the Battle of Jericho” (“Josué peleó la batalla de Jericó”), basada en Josué 6:15-21. Por su parte, el ya mencionado himno “How great thou art” hace referencia a varios pasajes bíblicos, como Salmos 8:3, Salmos 145:3, Romanos 8:32, 1 Tesalonicenses 4:16 y Juan 1:29, entre otros.

Sin embargo, para nadie es un secreto que la vida de Elvis estuvo llena de excesos. Y es que la fama hizo de las suyas en este artista. Mientras más reconocimiento ganó por su música, más se fue alejando del Señor. Se convirtió en un alto consumidor de varias drogas y un mujeriego empedernido. Al menos así lo hizo saber la periodista Alanna Nash en el libro “Baby, juguemos a las casitas: Elvis Presley y las mujeres que lo amaban”“Según avanzaba la década, aumentaron las drogas y las juergas se hicieron más salvajes”, dice un fragmento de la publicación.

Cuando se deja a Dios a un lado, hay consecuencias en la vida. Durante los últimos años de Presley, abundaron los fracasos musicales, y tampoco faltaron las enfermedades físicas, producto de su desorden: glaucoma, hipertensión arterial, daños en el hígado y megacolon son solo algunas de tantas consecuencias.

Quizá eso explique porqué, cuando se subastó su Biblia, en 2012, se revelaron ciertos pensamientos sobre el artista. Por ejemplo, en la parte superior de una de las páginas escribió la siguiente paráfrasis de Lucas 9:25: “Porque, ¿qué gana un hombre si gana todo el mundo y se pierde a sí mismo o es echado fuera?”

Según contó su hermano en una oportunidad, los últimos días de Presley los pasó clamando a Dios para que le ayudara en medio de la fuerte situación que vivía: “Muéstrame una salida, Señor, estoy cansado y confuso, ¡te necesito!”, oraba.

El 16 de agosto de 1977, cuando el artista tenía 42 años, fue hallado inconsciente en el suelo de su baño. Los médicos intentaron reanimarlo, pero no lo lograron. Unos alegaron que murió de un infarto agudo de miocardio, otros opinaron que se trató de una sobredosis. La razón de su muerte solo la saben él y Dios; lo único que sí se conoce es que, en sus últimos días, el “rey del rock & roll” tuvo que clamar al Rey de reyes para que lo salvara.

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s