Confeti, barbas al estilo hipster, pantallas gigantes y música electrónica. A simple vista parece un gran festival juvenil en el que esperan la llegada de algún superstar: en los pasillos, muchachos vestidos de negro caminan apresurados portando cámaras de última generación e intercomunicadores; afuera, las personas posan en un photocall, beben limonada, comen patilla y helados. Nuevamente, parece un gran evento veraniego; pero no: es el servicio dominical de la iglesia evangélica Hillsong Barcelona, y el superstar que aclaman es Dios.

Esta es una de tantas sedes pertenecientes a la iglesia Hillsong, fundada por el australiano Brian Houston en 1978 y que está presente en medio planeta. Una congregación que, además, ha sido visitada por varios artistas famosos, como Justin Bieber, Selena Gómez, Oprah Winfrey y Hailey Baldwin, entre otros.

Al comenzar el servicio, se apagan las luces y el grupo de alabanza comienza a ministrar con canciones pop y dance cargadas de letras que hablan sobre Jesús y el Espíritu Santo. Las personas levantan sus manos, corean, saltan, algunos lloran… bueno, muchos lloran. Mientras, la producción se encarga de ambientar con luces estroboscópicas y lanzar confeti en ciertos momentos.

Un choque para lo que muchos piensan que debe ser una iglesia evangélica. Pero esta es la estrategia que emplea su equipo pastoral para ganar seguidores a Dios. La iglesia es reconocida, principalmente, por su música. Y es por medio de ella que tantas personas en el mundo se acercan día a día: su sello discográfico, Hillsong Music, de donde han salido artistas cristianos como Darlene Zschech, ha vendido más de 16 millones de copias.

El pastor influencer

A decir verdad, Hillsong lleva varios años en el ojo mediático secular, gracias a Carl Lentz, un pastor de Nueva York que presume en redes de codearse con Jay Z, algunas de las Kardashian y que ahora se ha convertido en confidente espiritual del cantante Justin Bieber.

Recientemente, cuando el canadiense anunció que cancelaba el resto de su gira Purpose Tour, fuentes cercanas a la conocida iglesia explicaron al portal TMZ que la decisión del artista fue tomada para dedicar más tiempo a su búsqueda espiritual.

Tal como ha quedado reflejado en las redes sociales, Bieber es gran amigo de Lentz, pues ha subido varias fotos en las que se ve compartiendo junto al pastor. Y recientemente, cuando atropelló accidentalmente a un paparazzi, el hecho ocurrió saliendo de un servicio en Hillsong Beverly Hills.

Bieber no es el único que asiste a la iglesia. Nick Jonas ha sido fotografiado al salir, así como Vanessa Hudgens, Kendall y Kylie Jenner. Selena Gomez ha cantado con Hillsong Young & Free (otra de las bandas de la iglesia), en Los Ángeles. Otro pastor de la congregación, Rich Wilkerson, Jr., fue el que ofició la boda de Kim Kardashian y Kanye West.

Eso sí, a pesar de tanto diseño gráfico, barbas cuidadas y looks urbanos, hay principios inquebrantables que los miembros de Hillsong procuran respetar. “Aunque modernizamos el envoltorio y lo hacemos todo más joven, conservamos el mensaje”, explica Juan Mejías, pastor de Hillsong Barcelona, a la revista S Moda.

“Somos una iglesia cristiana y la Biblia es la base de nuestra creencia. Yo siempre digo que somos una iglesia muy relevante y moderna en algunos aspectos, pero también somos conservadores. En un sentido correcto, conservador no significa ser un tostón o juzgar a todo el mundo”, agrega.

Enfatiza que aún a pesar de la globalización, el ser humano sigue buscando llenar un vacío en su corazón que solo puede llenar Jesús. “La gente está decepcionada y busca algo nuevo. Ya sea con yoga o con clases de meditación. Ellos están buscando otras opciones y otros canales para conectar”. El que propone Hillsong es uno que llega con bastante producción y aires cosmopolitas, pero con un propósito claro: es por y para Cristo.

Anuncios